Que potencia necesito en mi hogar

Tal y como está la situación económica en el país, todas las familias, hogares y pequeños negocios hacen malabares con su dinero para llegar a fin de mes; y cualquier ahorro, por mínimo que sea, hace mucho. ¡Y por eso estamos aquí!  Pero no vamos a hablaros de ahorro en general, no, hoy os traemos una pequeña ayuda con la potencia eléctrica. ¿Por qué? Pues porque la mayoría de la población tiene más potencia de la que utiliza, y por consecuente, paga más por potencia de lo que debería pagar.

¿Qué es la potencia eléctrica?

La potencia eléctrica es la cantidad de kilovatios (kW) que demanda los aparatos eléctricos en tu hogar si los conectaras todos a la vez. Es decir, si pones la lavadora, la secadora, la nevera (que siempre está conectada) y pequeños electrodomésticos, tu vivienda está demandando entre 2,3 a 3,45 kW de potencia en ese momento.

 

Ejemplo: potencia a contratar de una vivienda

La potencia que necesitamos en el hogar va a depender de varios factores: tipos de electrodomésticos que tengamos, cómo los utilizamos, del número de personas que vivan en la vivienda y del número de aparatos que conectemos simultáneamente.

 

¿Qué términos de potencia existen?

Los términos de potencia varían en ocasiones, en función de las características de la vivienda. Tener la cocina equipada con vitrocerámica o gas, calefacción centralizada, el número de aparatos que tengamos enchufados o incluso el horario con mayor tráfico en el hogar, influyen a la hora de determinar el término de potencia.

  • Instalación monofásica

Para saber si en tu vivienda tienes una instalación monofásica, tan solo debes mirar en el cuadro eléctrico; Si los mandos son dobles, tu instalación es monofásica.

Es el tipo de cableado que presentan la mayoría de las viviendas. Contiene solo una única fase, es decir, una única corriente alterna y sus tensiones normalizadas (voltaje con el que la electricidad pasa de un cuerpo a otro) están entre 220 o 230 voltios.

  • Instalación trifásica

Este tipo de cableado nos lo encontramos generalmente en los edificios comerciales. Estas están formadas por tres fases, es decir, tres corrientes alternas y su tensión normalizada se sitúa en 380 o 400 voltios.

Existen unos tramos establecidos de potencias regulados que se dividen en tres tarifas: la tarifa 2.0, que llega hasta potencias inferiores a 10 kW; la tarifa 2.1 para potencias entre 10 y 15 kW; y, por último, la tarifa 3.0 para potencias que son superiores a 15 kW.

 

¿Qué potencia consume cada electrodoméstico?

Antes de empezar, debéis tener claro que estos datos son estimados, por lo que al resultado sumarle 1kW para la iluminación y pequeños electrodomésticos. Pero si quieres saber con exactitud la potencia que necesitas os recomiendo que solicitéis un Análisis de Potencia a nuestros expertos.

Para saber, aproximadamente, la potencia que necesitas suma la potencia (kW) de todos los electrodomésticos de mayor potencia y luego añádele 1kW de margen. Una vez tengas la suma, te recomendamos que dividas el resultado entre 3 ya que no siempre utilizamos todos los aparatos al mismo tiempo (factor de simultaneidad).

¡Importante! El resultado siempre debe ser mayor que electrodoméstico con más potencia ya que, si contratas una potencia mejor, ¡no podrás utilizarlo y te saltarán los plomos!

¿Cómo sé si tengo más potencia de la que necesito?

Esta parte, para mi gusto, es la más divertida y fácil de hacer. Tan solo tienes que encender todos y cada uno de los aparatos eléctricos uno tras otro. No olvides ninguno, aire acondicionado, secador, aspiradora, etc. Si después de encenderlos todos no te salta el Interruptor de Control de Potencia (ICP) o lo que se llama coloquialmente, los plomos, es probable que tengas contratada más potencia de la que necesitas en tu vivienda.

Ten en cuenta que, mensualmente pagas por la potencia que tienes contratada y no por la potencia que utilizas. Por lo que, si has hecho la prueba y el ICP no te ha salta, siento decirte que estás pagando de más en tu factura de la luz.

 

¿Cada cuánto se puede modificar la potencia?

Este es otro dato importante que debes tener en cuenta. Solo se puede hacer una modificación de potencia al año, tanto de subida como de bajada. Por lo que debes tener muy claro la potencia que necesitas ya que solo podrás cambiarla una vez. Y, además, la comercializadora no te cobrará unos 11€ (independientemente de los kW de bajada); pero por si necesitas subir la potencia, te cobrarán alrededor de 50€ por kW de subida. ¡Cuidado!

 

No decidas a la ligera

La potencia es un término fijo que vas a tener que pagar durante todos los meses. Por eso, subirla o bajarla no es una decisión que debes tomar tan a la ligera.

Ten en cuenta que, si tu vivienda tiene más de 20 años y solicitas una subida de potencia, la comercializadora puede pedirte un nuevo Boletín eléctrico o Certificado de Instalación Eléctrica (CIE). Lo que te costará aproximadamente entre 100 y 150 euros.

Si realizas las pruebas que te hemos indicado, para saber si tu potencia es la adecuada y crees que tienes más potencia de la que necesitas, te recomendamos que no realices ningún cambio sin saberlo con seguridad.

Solicita un análisis de potencia a nuestros expertos en energía. Ellos estudiarán tus curvas de carga durante el último año y sabrás con exactitud cuál es la potencia que necesitas. Para que pagues solo por la potencia que vas a utilizar.

 

Volver al blog

 

2019-06-06T17:41:36+00:00 Sin comentarios

Deja un comentario