Ahorrar luz en tu hogar

Si quieres ahorrar luz en tu hogar, tienes que tener muy en cuenta el verbo DEBER:

  1. Debes apagar los aparatos en Stand-by

El Stand-by es esa lucecita roja que se queda encendida cuando apagamos el televisor y que creemos que no consumen. Pues sentimos decirte que estás gastando energía y dinero. A esto le denominamos el consumo silencioso y puede generar un aumento en tu factura de luz sin que te des cuenta. Otros electrodomésticos en Stand-by son: ordenadores, microondas, frigorífico, aire acondicionado, etc.

Por ello, si desenchufas estos aparatos de la red eléctrica, ahorrarás aproximadamente el 7% del total que consumas. Por ejemplo: para una familia que consume una media de 3500 KWh/año, tendría un ahorro de 30 euros.

  1. Debes utilizar bombillas LED

Las bombillas de bajo consumo son una de las claves para ahorrar en casa, y es que duran hasta 10 veces más que las bombillas convencionales y consumen un 80% menos de energía. Su precio es ligeramente superior a las bombillas convencionales, pero merece la pena invertir en ellas ya que a la larga se verá recompensado en tus ahorros. Para una casa estándar el poner todas sus bombillas LED ahorraría al año 50 €.

  1. Debes cuidar la temperatura de tu hogar

La temperatura ideal para el hogar debe oscilar entre los 19ºC y los 21ºC durante el día, y 15ºC y 17ºC durante la noche para dormir.  Ten en cuenta que por cada aumento de un grado de más supone un incremento del 7% en el consumo energético de los 338 € al año que gastamos sólo para calefacción. Además, debes tener un buen mantenimiento de tu caldera, así podrás ahorrarte hasta un 15% al año.

Por último, mantén los radiadores limpios, sin muebles que los tapen y púrgalos al comienzo de la temporada de otoño, parea que no tengan aire dentro.

  1. Debes tener en cuenta tu vitrocerámica

Si tienes vitrocerámica, elige el recipiente que mejor se adapte al fogón para así aprovechar más la energía y no desperdiciarla. Es fundamental tapar los recipientes en su cocción, ya que ahorrarás energía. Para un ahorro de energía de hasta el 75%, debes de utilizar una olla a presión para acelerar el tiempo de cocción.

  1. Debes utilizar electrodomésticos tipo A

La lavadora, lavavajillas, frigorífico y secadora son los electrodomésticos que más energía consumen en el hogar, pero si eliges el adecuado y lo usas del modo correcto, puedes llegar a ahorrar mucho en tu factura.

  • Si vas a comprar uno de estos electrodomésticos, debes tener en cuenta que se establecen siete categorías de eficiencia que se nombran de la A a la G, siendo la A la de mayor eficiencia energética. Por ello, elige siempre electrodomésticos eficientes, preferiblemente de la categoría A.
  • En relación con el uso del electrodoméstico, elige los programas que funcionan a temperaturas bajas ya que al calentar el agua se consume más.
  • Activa el modo eco siempre que puedas. Este modo te permite mantener una eficiencia optima con un consumo mínimo.
  1. Ahorrar energía con el frigorífico

Este es un electrodoméstico importante porque permanece encendido las 24 h del día y consume de media 70 € al año en energía.

Debes elegir siempre los modelos más eficientes energéticamente y la calidad precio de ahorro energético mejor está ahora en los A+ y A++ y si lo estas sustituyendo por una nevera de más de 15 años ahorrarás sobre 100€ en energía al año.

Puesto que se requiere más energía para enfriar el aire que los alimentos, mantener la nevera llena representará siempre un ahorro de energía.

A mayor tamaño del frigorífico mayor consumo, por lo que conviene seleccionar un tamaño adaptado a la cantidad de alimento que se va a conservar en él de forma general.

Seleccionar una temperatura adecuada para el frigorífico y el congelador, que debe rondar los 3-5ºC en el primer caso y los -1/ -15ºC en el segundo.

El aparato funcionará mejor si se mantiene limpios los tubos traseros, por lo que conviene pasarles la aspiradora de vez en cuando.

No colocar la nevera junto a fuentes de calor, como el horno, la lavadora o el lavavajillas.

Mantener la puerta abierta el menor tiempo posible.

Si la nevera está medio vacía, colocar en su interior un recipiente con agua, lo que ayudará a ahorrar energía, pues el agua retiene el frío y el aire no.

Descongelar la comida dentro de la nevera, pues así se aprovecha el frío que desprende.

  1. Debes aislar tu vivienda

Puedes ahorrar entre el 8% y el 30% en energía en calefacción y aire acondicionado si aíslas de forma adecuada todos los elementos que influyen en él: ventanas, cortinas, toldos, persianas, paredes, etc. Para conseguir un buen aislamiento, debes colocar burletes en puertas y ventanas para así, evitar las pérdidas de calor en invierno y de frío en verano.

  1. Debes aprovechar los recursos naturales

Si aprovechas bien los recursos naturales, no necesitarás utilizar la secadora o poner el aire acondicionado. Aprovecha la iluminación durante el día y ventila tu vivienda todos los días (con 15 minutos es suficiente). En los meses de verano, protege tu vivienda del sol en las horas de máxima calor para mantener tu casa fresca. Y, por último, aprovecha los días de calor para secar la ropa al aire y no recurrir a la secadora.

 

Volver al blog

2019-05-31T10:22:37+00:00 1 comentario

Un comentario

  1. hanikura 18 junio, 2018 en 12:39 am - Responder

    Javier, thanks so much for the post.Really thank you! Keep writing.online pharmacy canada

Deja un comentario